CORRECCIONES

Hola, me encuentro convaleciente, he sufrido un accidente provocado por propia imprudencia y como aún sigo aquí voy a provechar el tiempo que, como dice mi colega Eloy : «Lo da Dios de balde»
A día de hoy y tras unas cuantas vendimias pariendo vinos llego al vino sin corregir casi como los ríos que van a la mar. Me explico…cada vez que corrijo un vino, porque supuestamente se desvía de lo que yo esperaba, en principio si,parece que si, ….que el vino responde.¿Pero luego?
Nada…Pierde identidad. Lo castras,lo acomplejas,lo maqueas, y sí , se comporta como un niño bueno pero sin emociones.
Los mostos son niños  que hay que cuidar pero con respeto y sabiendo sacar lo mejor de ellos valorando su identidad. El objetivo primordial de todo bodeguero es, hacer  vino sin defectos, es decir, que no tenga exceso de….o carencias de…u olores o sabores desagradables.Si esto se logra, lo demás es expresión varietal, del suelo o la mano del bodeguero. Es en este punto, donde tienen que confluir lo conseguido, con los gustos de los potenciales bebedores.
No se puede corregir……cada día lo tengo más claro,sobre todo, cuando esa corrección es solo para caerle bien a la gente.Lo importante es ser bueno aunque no le gustes a todo el mundo.Lo mejor, analizar que hemos hecho mal y al año siguiente procurar corregirlo.
Salud y buen vino.
Juanjo alias TITE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *